Elfos

28 gener 2014

Los elfos, criaturas enigmáticas donde las haya. Hay gente que duda de su existencia, que dice que son solamente seres imaginarios. Pero existen, viven en lo más profundo de los bosques, lejos de la mirada de los hombres. Pero en raras ocasiones algunas afortunadas personas consiguen ver a uno. Aquí tenemos la experiencia de un cazador que avistó a una hembra de la especie:

“Caminaba cerca de la charca, esperando encontrar alguna presa que cazar, cuando oí un chapoteo. Pensé que sería un ciervo o algún animal parecido, que se habría acercado a beber, y tenía el viento de cara, así que me deslicé silenciosamente hacia allí.
Pero cuando llegué al estanque no había allí ningún ciervo ni nada parecido. Lo que me encontré fue una chica muy hermosa bañándose en el lago. Me quedé embelesado mirándola, viendo el agua deslizándose por su cuerpo, observándola nadar desde lejos, olvidando que había salido para cazar. Olvidando a mi amada esposa y a mis hijos. Olvidando incluso quien era yo. Sólo esa joven ocupaba mi mente. Me sentía atraído hacia ella, deseaba acercarme a esa muchacha, aunque no sabía porque.
Pero no me importaba, y empecé a andar, medio hipnotizado, hacia el lago, hasta que pise unas ramas secas y la chica se giró hacia mí. Entonces vi sus ojos, totalmente negros, como dos pozos sin fondo en los que mi consciencia se precipitaba en una caída sin fin. Pero esa sensación sólo duró un instante, el tiempo que la joven tardó en girarse y huir corriendo bosque adentro. Como un acto reflejo me abalancé tras ella, la empecé a perseguir. Mis piernas son más largas que las de esa muchacha, y por tanto mis zancadas cubrían mucho más terreno en menos tiempo, yo corría más que ella, debería haberle ganado terreno fácilmente. Pero no era así, si no al contrario. Era como si los arboles la ayudaran a avanzar por el bosque mientras que a mi me entorpecían el paso. Es decir, los arboles no se movían, estaban siempre en el mismo sitio, pero mientras ella se encontraba el camino despejado, yo tenía que esquivar ramas y raíces. La persecución terminó cuando tropecé con una raíz y caí al suelo perdiendo el conocimiento.”

Estamos seguros que nuestro cazador se ha tomado algunas licencias literarias para adornar un poco la historia. Pero analicemos algunos puntos de la historia. Nuestro testigo dice que su sola visión le indujo a un estado de confusión en el que solo podía pensar en esa elfa. Algunas personas creen que eso se debe a la belleza innata de los elfos, que puede cautivar a cualquiera. Pero los más expertos en la materia siguen otra línea de pensamiento: que los elfos producen un leve campo psíquico a su alrededor que varia según sus emociones. Así pues, cuando el elfo esta en calma o relajado ese campo psíquico produciría una fijación hacia el mismo. Se cree que los elfos pueden detectar de forma natural los campos psíquicos de sus compañeros y así percibir su estado de ánimo. Este mecanismo sería útil desde para advertir de situaciones de peligro hasta en rituales de apareamiento.

En el relato del cazador también podemos ver que, en el momento de perseguirla, los arboles ayudaban a la elfa a huir. O al menos esta es la percepción que el cazador tenía. Otra de las teorías más extendidas entre los expertos sobre el campo psíquico de los elfos es que sirve como mecanismo de defensa. En una situación de peligro, el elfo emitiría inconscientemente unas ondas psíquicas que confundirían a su atacante, facilitando así la huida.

Muchos son los misterios que todavía encierran estas misteriosas criaturas, pero día a día se van descubriendo cosas nuevas sobre estos seres. Por supuesto, todas las teorías actuales son meras especulaciones, que podrían ser rebatidas o confirmadas en el momento en el que sea posible estudiarlos más de cerca, pero siempre basadas en la observación cuidadosa de las pruebas y testimonios de los que se disponen.